Covadonga Carrodeguas

La depresión del verano: ¿cómo saber si se padece?

La depresión del verano: ¿cómo saber si se padece?

¿Conoces a alguien que cada vez que llega el verano la percibes sin energía y prefiere quedarse en su casa? ¿Por qué existen personas que no disfrutan del sol y la playa? Pues sí, la depresión para muchos llega con el sol y el calor. Los especialistas llaman a este mal Transtorno Afectivo Estacional (TAE).

Para algunas personas, la depresión de verano tiene una causa biológica, según declaró para el portal WebMD el doctor Ian A. Cook, director del Programa de Investigación de la Depresión en la Universidad de California en Los Ángeles. El doctor Cook compartió varias razones por las cuales algunas personas se sienten más deprimidas en verano

El Trastorno Afectivo Estacional

Según el doctor Cook, el  trastorno afectivo estacional afecta a alrededor del 4% al 6% de la población de los Estados Unidos y puede causar depresión cuando el sol se comienza a ocultar más temprano y a salir más tarde durante otoño e invierno. No obstante, según datos que da el doctor Cook, aproximadamente el 10% de las personas con TAE tienden a caer en depresión al inicio del verano.

Según el National Institute of Mental Health, los adultos jóvenes, incluidos los niños y los adolescentes, tienen un mayor riesgo de padecer TAE. Sin embargo, los síntomas de depresión veraniega no son los mismos que los de la depresión invernal.

Los síntomas

En verano, los síntomas más comunes de depresión, según señala el doctor Cook, incluyen la pérdida de apetito, dificultad para dormir, pérdida de peso y ansiedad.

Los síntomas más específicos son:

-Insomnio.

-Perder peso.

-Percibir la luz del sol es demasiado brillante.

-Sentimientos de ansiedad.

-Sentimientos de agitación.

-Sentimientos de desesperanza.

-Dificultad para concentrarse.

-Dificultad para tomar decisiones.

-Sentimientos maníacos y tener un estado de ánimo exaltado.

-Pérdida del apetito.

-Sentimientos constantes de tristeza.

-Pensamientos de suicidio.

-Falta de interés en las actividades que normalmente se disfrutan.

Si al llegar el verano se comienzan a sentir la mayoría de estos síntomas, lo recomendable es acudir con un especialista para recibir un diagnóstico adecuado y, de necesitarse, un tratamiento para superar la etapa.

Posibles causas

Aunque los expertos aún no se han puesto de acuerdo, las causas que detonan el TAE de verano probablemente son:

Climatológicos y ambientales. Los días más largos, el aumento de calor, mayor cantidad de humedad. Hay a quienes estos factores les afectan en su organismo, con alergias, por ejemplo, e incluso impactan en el funcionamiento diario. Muchas personas prefieren aislarse y no salir de casa cuando hay un ambiente caluroso.

-Cambios de rutina. El verano generalmente trae consigo pausas vacacionales propias y de los hijos que implican variar la rutina. Alterar el programa de actividades diarias puede ser contraproducente para algunas personas y causarles ansiedad o demasiado estrés.

-Cambios de alimentación. Principalmente, cuando se tiene tiempo libre, los hábitos alimenticios se hacen más laxos y se tiende a descuidar la alimentación.

-Problemas de imagen corporal. A medida que la temperatura sube y las capas de ropa se reducen, muchas personas se sienten conscientes de sus cuerpos, menciona el doctor Cook, y eso puede ser causa de mucha incomodidad consigo mismo.

-Preocupaciones financieras. Una vacaciones en la playa o llevar a los niños a campamentos de verano pueden ser duros golpes al bolsillo. Esa presión que genera el dinero en esta época puede detonar estados de ánimo que fomenten la depresión.

Y recuerda, la depresión puede ser tratada y superada con ayuda de un especialista.

Deja un comentario

Cerrar menú