Covadonga Carrodeguas

Depresión

qUÉ ES LA DEPRESIÓN

Sin embargo, no debe de confundirse con la tristeza, que es un sentimiento cotidiano y necesario que aparece cuando debemos enfrentarnos a situaciones difíciles como el fallecimiento de un ser querido o la separación de una pareja.

Hablaremos de Depresión cuando al ánimo triste se suman otras alteraciones en nuestra vida diaria como una disminución del interés por realizar actividades que antes si nos interesaban o la falta de concentración en actividades tan cotidianas como leer un libro o ver una película. Otros síntomas habituales son sentimientos de inutilidad, pérdida o aumento de peso no relacionado con otros motivos, alteraciones en el sueño, fatiga, pérdida de energía, sentimientos de culpa o ideas de muerte. Es posible también que la psicomotricidad de la persona se comporte de una manera diferente, sea por agitación o inquietud más elevada de lo habitual, o por inhibición o bloqueo, llegando a no poder levantarse para realizar acciones de la vida cotidiana como desayunar.

Si crees que alguien en tu entorno o tú mismo estás sufriendo un Episodio Depresivo, es importante que no se retrase la visita profesional. Un pronto diagnóstico es lo que más puede ayudar a una pronta recuperación.

definición clínica y tipos de trastornos depresivos

Los Trastornos Depresivos, descritos por el DSM-V, tienen como rasgo común la presencia de ánimo triste, vacío o irritable, acompañado de cambios somáticos y cognitivos que afectan a la capacidad funcional del individuo.

Los Trastornos incluidos en esta categoría son:

  • Trastorno de Desregulación Disruptiva del estado de ánimo
  • Trastorno de Depresión Mayor
  • Trastorno Depresivo Persistente (Distimia)
  • Trastorno Disfórico Premenstrual
  • Trastorno Depresivo inducido por una sustancia/medicamento
  • Trastorno Depresivo debido a otra afección médica
  • Otro Trastorno Depresivo no especificado

trastorno depresivo mayor

El Trastorno Depresivo Mayor es el trastorno clásico de este grupo. Los síntomas han de tener una duración superior a dos semanas (la mayor parte de episodios duran bastante más), y generan afectación a nivel social o laboral. Para su diagnóstico se requieren cinco o más de los siguientes síntomas:

Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días

Disminución del interés o el placer por prácticamente todas las actividades

Pérdida importante de peso sin causa justificada (modificación de un 5% del peso corporal en un mes) o disminución o aumento del peso

Insomnio o hipersomnia casi todos los días

Agitación o retraso psicomotor

Fatiga o pérdida de energía

Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesivos

Disminución de la capacidad para concentrarse 

Pensamiento de muerte 

RECUERDA QUE:

Para el diagnóstico, esto síntomas han de causar un malestar clínicamente significativo o deterioro en
lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Reproducir vídeo

American Psychiatric Association (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 5º Edición. Madrid: Editorial Panamericana. ISBN: 978-84-9110-372-1

PIDE TU CITA AHORA